Todo barbacoa

La web top de barbacoas:

Lubina a la brasa

A la brasa, es una maravillosa manera de preparar la lubina. La salsa de mantequilla, junto con el marinado de ajo, cebolla y pimentón combina muy bien con el suave sabor de este pescado ligero y tierno.

Asar el pescado en nuestra barbacoa, no es tan fácil como puede parecer. La clave reside en elegir correctamente la madera para ahumar para que le de un sabor que lo complemente, y acertar con el punto del pescado, para conseguir una piel crujiente, y una carne perfectamente cocida y suave, sin pasarnos.

Lubina a la brasa

Se puede asar entera, o fileteada. Los filetes más finos son ideales para asar a la parrilla, porque al ser finos, no hay que moverlos durante el proceso de cocción, y se pueden hacer de una vez sin miedo a que se rompan.

La web de recetas livestrong.com nos enseña cómo preparar la parrilla para tenerla a punto y cocinar perfectamente el pescado.

Lo que vas a necesitar

  • 1 lubina de aproximadamente 1 kilo
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • el zumo de 1 limón
  • 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de perejil fresco, finamente picado
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1/4 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida

Cómo hacer la lubina a la brasa

Pedimos al pescadero que nos limpie la lubina y que la abra por la mitad, pero dejándola de una pieza, con cabeza incluida. En casa la lavamos bien y la secamos con papel de cocina.

Mezclamos la cebolla en polvo, los 2 dientes de ajo picados, el pimentón, la pimienta negra y la sal en un bol pequeño. Untamos con esta mezcla los dos lados del pescado.

Para preparar la salsa de mantequilla, mezclamos la mantequilla, el jugo de limón y el perejil picado, en una cacerola pequeña. Una vez que la mantequilla se haya derretido, lo retiramos del fuego.

Precalentamos la parrilla (de gas o carbón) a fuego medio-alto, con calor directo, que esté a una temperatura de 160-190º C.

Colocamos el pescado en una parrilla ligeramente aceitada, y lo dejamos que se cocine durante 7 minutos. Le damos la vuelta y lo untamos con la salsa de mantequilla, dejando que se cocine por el otro lado otros 7 minutos más.

Una vez que el pescado alcanza una temperatura interna de al menos 60 grados, lo retiramos de la parrilla, lo rociamos con la salsa de mantequilla que nos ha sobrado y lo servimos.