Todo barbacoa

La web top de barbacoas:

Hamburguesas a la parrilla

Asar a la parrilla puede resultar un poco intimidante, pero las hamburguesas son fáciles de hacer. Sólo hay que solventar dos problemas: que el interior se quede crudo y que el exterior se queme; y la clave para que esto no pase, es tener dos zonas en la parrilla y ponerle un poco de atención.

Te vamos a contar todo, desde la elección de la carne, hasta la madera que tienes que comprar para que la carne tenga un toque ahumado.

Hamburguesas a la parrilla

Ingredientes para hacer 4 hamburguesas:

  • 750 gr de carne de ternera picada (espaldilla) 80% magra 20% grasa
  • Sal y pimienta negra molida
  • 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 lonchas de queso (opcional)
  • 4 panes de hamburguesa
  • 4 rodajas de tomate (opcional)
  • 4 hojas de lechuga (opcional)

Procedimiento paso a paso:

  1. Elegir la carne. Yo recomiendo comprar la carne sin envasar, que nos lo pique directamente el carnicero en el momento. La carne es espadilla, y es fundamental que tenga un porcentaje mínimo de grasa para que quede jugosa y húmeda. Lo ideal es que tenga una relación de 80% (magra) - 20% (grasa).
  2. Preparar la carne. Sazonamos la carne con sal y pimienta, pero sin pasarnos, pues el exceso compactará la carne y las hamburguesas quedarán densas y firmes. La proporción ideal es una cucharadita de sal por cada 500 gr de carne, y la pimienta es a gusto del consumidor. También se le puede añadir cualquier especia seca que se desee.
  3. Darle forma a la hamburguesa. Dividimos la carne en 4 trozos iguales y hacemos una bola del tamaño de una pelota de tenis. Una vez formada la bola, la aplanamos con las palmas de las manos, hasta que tengan unos 2 centímetros de grosor. Muchos recomiendan hacerle una pequeña muesca en el centro de la hamburguesa para que el centro no se abulte cuando se cocinen, pero hay que hacerlo con cuidado de no romperlo. Si no vamos a utilizar las hamburguesas inmediatamente, hay que conservarlas en frío hasta entonces.
  4. Encender la parrilla. Coloca el carbón en la mitad de la parrilla para crear dos zonas de calor, una directa y otra indirecta. La barbacoa tiene que estar a una temperatura media-alta. Esto significa que puedes poner la mano encima durante cinco o seis segundos antes de tener que retirarla.
  5. Asar las hamburguesas. Colocamos las hamburguesas en el centro para que reciban un calor directo durante 5 minutos, hasta que la parte inferior esté marrón y crujiente. Durante este tiempo no hay que hacer nada, y mucho menos apretarla con la espátula, pues se perderán todos los jugos que tiene dentro. Si ves que empiezan a saltar llamaradas por el goteo de la grasa, simplemente mueve la hamburguesa hacia un lado hasta que cesen. Con una espátula de metal, dale la vuelta para que se cocine por el otro lado y bloquear los jugos.
  6. Terminar la cocción de las hamburguesas. Una vez que están selladas, las retiramos del fuego directo y tapamos la barbacoa para que continue haciéndose a un fuego indirecto durante 2 minutos por cada lado. Siempre es buena idea utilizar un termómetro para carnes para confirmar la temperatura alcanzada, y esta tiene que ser aproximadamente 70-80 grados.
  7. Montar la hamburguesa. Para montar el plato, tostamos los panecillos en la barbacoa hasta que estén tostados, y colocamos la hamburguesa, el queso, el tomate y la lechuga. Ya sólo queda disfrutar de esta deliciosa hamburguesa.