Todo barbacoa

La web top de barbacoas:

Careta de cerdo a la brasa

Cuando pensamos en hacer una barbacoa, la carne suele ser el mayor protagonista. Hamburguesas, costillas, salchichas o pollo suelen ser los alimentos más populares para asar a la brasa.

Pero hay un producto cárnico que se suele obviar, pero que puede ser una opción muy interesante a la hora de hacer la barbacoa. Se trata de la careta de cerdo, también denominada en algunos lugares jeta o pestorejo (en Extremadura).

Careta de cerdo a la brasa

Es un producto que nos puede dar mucho juego en la barbacoa, ya que además de ser muy económico, está delicioso y es muy sencillo de hacer.

Al calor de las llamas, la piel del cerdo va a quedar super crujiente, como las cortezas de cerdo que tanto nos gustan. Y con untarlo de aceite y salpimentarlo es suficiente, no te llevará mucho tiempo prepararlo.

Lista de ingredientes

  • Una careta (o jeta) de cerdo entera
  • Pimienta negra molida, a lo generoso
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal, al gusto

Elaboración

Una vez que tenemos la careta de cerdo limpia, sin ningún pelo, la preparamos para asarla a la parrilla. Para ello le hacemos unos cortes longitudinales en sentido vertical y horizontal por el lado de la carne, sin cortarlo del todo. Esto servirá para que se mantenga firme y no se arrugue mientras se asa en la parrilla, algo que ocurre muy frecuentemente si la ponemos entera.

Untamos una buena cantidad de aceite por toda la careta, tanto por el lado de la piel, como por el lado de la carne, y lo salpimentamos con una generosa cantidad de pimienta negra y sal.

Antes de encender la barbacoa, introducimos la careta en el frigorífico, para que se marine unos minutos antes de cocinarse.

Lo ideal es utilizar una barbacoa de carbón, porque así podremos ahumar la careta, e infundirle un agradable sabor, pero también puede valer una de gas, o incluso una eléctrica, un sacrilegio para los puristas de la barbacoa.

Una vez que tengamos unas brasas calientes, colocamos la careta con la carne sobre la parrilla de forma que quede la piel hacia arriba. Así lo podemos dejar entre 15-25 minutos, todo dependerá del grosor que tenga la carne.

Una vez que veamos que la carne esté dorada y crujiente, lo damos la vuelta para que continue asándose por el lado de la piel, durante otros 20 minutos, hasta que veamos que la piel está muy crujiente y dorada.

Lo ideal es que quede bien cocinada, pues lo bueno de este plato es que esté bien churruscado y crujiente. Sacamos la careta de la parrilla y esperamos un minuto antes de cortarlo en trozos o en tiras, como las de esta receta de costillas de ternera.

Ahora prepara bien de servilletas, porque te vas a poner los dedos perdidos, pero merecerá la pena por comer esta delicia.